ATENCIÓN

ATENCIÓN

Siria, la Biblia y la manipulación de la verdad

Por: E. García HERRERA


Salmos 11:6: “Sobre los malos hará llover calamidades; fuego, azufre y viento abrasador…”
La Biblia como libro de historias, leyendas, literatura y tradiciones del legendario pueblo hebreo, desde  el Génesis   nos plantea una serie de narraciones ricas en  imaginación y muy didácticas,  explicativas del origen del Universo, del hombre…
En los libros se  refleja la mentalidad machista al subestimarme el papel de la mujer  surgida de la costilla del varón y dizque culpable del “pecado” original; y se explica, además, que Dios destruye e inunda ciudades, produce terremotos; impulsa guerras y manda a pasar por cuchillos pueblos enteros.
 Así  los fenómenos  naturales y los conflictos armados son interpretados especie de   castigos y voluntad divina,  obviándose   las leyes de la Naturaleza, la economía, la política y las luchas de clase; y por eso Habacuc  dice: “¿Te airaste, oh Jehová, contra los ríos? ¿Tu ira contra el mar cuando montaste en tus caballos y carros de victoria…?
De ahí entonces que las religiones asuman esa misma visión bíblica, que  tapa la responsabilidad de los imperios; y por ejemplo, para explicar lo del calentamiento global, obvian la contaminación producida por los capitalistas, o ante  la  agresión estadounidense a Siria, la misma es justificada  por los pastores porque el “profeta” Isaías  expresa que  “… Damasco dejará de ser ciudad, y será montón de ruinas.  Las ciudades de Aroer están desamparadas, en majadas se convertirán; dormirán allí, y no habrá quien los espante. Y cesará el socorro de Efraín, y el reino de Damasco…”
En esa “profecía”, celebrada por los fanáticos, éstos  ocultan la verdad, y se hacen cómplices de los verdugos que derraman sangre de millones de seres inocentes,  pues tiene que cumplirse la “Palabra”.  Sin embargo, las causas de esos conflictos está  en las riquezas  del Medio Oriente; pueblos rebeldes que se organizan,  defienden  su soberanía, y mantienen  una actitud antiimperialista, la cual  quilla a los Estados Unidos; potencia que busca apropiarse de todo, incluyendo del mar Mediterráneo.

Y es que Siria posee unas reservas de petróleo de 2.500 millones de barriles, cuya explotación está reservada a las empresas estatales, no privadas, y siendo el único país del Mediterráneo en esa condición, también se opone  al sionismo y al criminal apartheid israelí. Siria es el único país del mundo que ha admitido refugiados iraquíes sin ninguna discriminación social, política o religiosa; y  único  árabe que no tiene deudas con el Fondo Monetario Internacional ni con el Banco Mundial.
Y no sólo  un chivito jaro e`jobo como yo  así piensa, pues  el catedrático español José Egido expresa que “entre las razones de la guerra se encuentra la destrucción del panabarismo, el  movimiento que busca la integración del pueblo árabe y del cual Siria es cuna, y que un objetivo básico es “poner fin al Gobierno de Bashar al Assad y fulminar así a  los gobiernos de avanzada y antiimperialistas en el Medio Oriente”.
¿Por qué  Estados Unidos no arremete en contra de  Kuwait,  Arabia Saudí,   Qatar o Israel, éste, estado criminal  que masacra y despoja a los palestinos de sus tierras?
¡Simple!: Son aliados de los gringos  y frenan el avance de la resistencia, no sólo de Siria, sino de los demás países antiimperialistas.
Esa es la verdad; lo demás es pura especulación producto del fanatismo y la ceguera.

0 comentarios:

Facetas "Cosas de Mujeres"