ATENCIÓN

ATENCIÓN

REYES TÍO REVELA MAL NACIENTE MINERA ROSARIO CONVIRTIÓ SERES HUMANOS EN ZOMBIS COMO POR HECHICERÍA Y MAGIA NEGRA

Por Ruddy Dotel 

 El Fucú del mercader Cristóbal Colón se hacia presente: obreros mineros morían de Silicosis, tuberculosis pulmonar, asma, cáncer y muchas otras enfermedades propias de la minería (18 de 20). 

Encuentro con los ecologistas Ignacio Valle Perez (al centro) y G.G. Matgrani (USA). 





Ruddy Dotel: Ingeniero Reyes Tío ¿Cómo se dio inicio a la expoliación de la Rosario en Honduras y la República Dominicana y como afectó a la comunidad? Ing. Reyes Tío: En Honduras la depredación comenzó de inmediato; la tala de árboles centenarios alrededor de la comunidad del Rosario se llevó a cabo sin ningún miramiento, ni consideración.

 Las eternas montañas vírgenes desaparecían ante el implacable verdugo neocolonialista; la comunidad presenciaba atónita el desastre, extrañada e impotente ante la acción devastadora de la nueva minería avasallante y cruel, como en los tiempos coloniales! Como por hechicería y magia negra las lomas se llenaban de cuevas mineras pestilentes, húmedas, olor a azufre y metales pesados, fuente de silicosis, tuberculosis pulmonar, asma, cáncer, y múltiples enfermedades propias de la actividad minera. 

 El equilibrio hombre-naturaleza, logrado por la civilización Indígena durante milenios de continua interacción, fue malogrado por la ambición y el entreguismo de seres malvados nacionales y extranjeros. El otrora ambiente calmado y saludable de la comunidad del Rosario se convertía, de la noche a la mañana, en un escenario dantesco, polvoriento, vulgar, de agresividad y encono. Seres humanos convertidos en zombies entregaban su sudor y su sangre, mañana, tarde y noche, hasta la extenuación, la enfermedad y la muerte provocada por los rutinarios accidentes, los gases venenosos o los continuos derrumbes de los túneles. 

El fucú impenitente de Cristóbal Colón se ponía de manifiesto. Ruddy Dotel: ¿Cómo se trasformó la sociedad originaria del Rosario caracteriza por la tranquilidad y la cooperación colectiva? Ing. Reyes Tío Desaparecía la hermandad solidaria, la vida comunitaria y la sanidad de espíritu para dar pasó al egoísmo, el individualismo y la ambición desmedida del dinero corruptor. Era el capitalismo minero que había llegado a Honduras con su mal-naciente Minera Rosario para destruir la naturaleza y las ingenuas comunidades originales. Tal como el ecologista Ignacio Valle Pérez expresara: ´´El capitalismo minero no tiene escrúpulos, destruye todo lo que se encuentra a su paso, el medio ambiente, la flora, la fauna e incluso la especie humana´´. (Foto adjunta: el Autor y el ecologista Ignacio Valle Pérez (al centro) y G.G. Matgrani (USA).

 También desaparecieron los días feriados, la semana santa, los domingos, el ambiente familiar. La humanidad reducida a las codiciadas onzas de oro y plata que pudiesen extraerse en beneficio de oligarcas criollos y hampones extranjeros del emporio minero. Se olvidó la agricultura y la ganadería por la aparente ventaja de trabajar en las cuevas de la muerte.

 Por unos dólares más! El hombre desnaturalizado! Los designios de los magnates de Chicago y Wall Street se cumplían. Se había logrado el síndrome morboso de la fiebre del oro. La maldición minera de Cristóbal Colón continuaba su curso tenebroso en Honduras. La República Dominicana será la próxima víctima. 

 (Próxima Entrega: Rosario Hondureña Expulsada. Surge la tenebrosa Rosario Dominicana)

0 comentarios:

Facetas "Cosas de Mujeres"