ATENCIÓN

ATENCIÓN

E-mail: epetours8@gmailcom

Abonap Premia tú ahorro

Abonap Premia tú ahorro

Un País de Inmigrantes contra Los Ilegales



Por: Lic. Roberto Genao Pérez

Los Estados Unidos, desde la Proclamación de su Independencia en el 1776 y aún antes de ese hecho histórico constituyen un país de inmigrantes. No debe olvidarse que los europeos llegaron a llamarle “la tierra promisoria”, ya que esos extranjeros se fueron a la diáspora convirtiéndose en exiliados económicos buscando la anhelada prosperidad en territorio gringo.

Entonces, hay que destacar el hecho de que esas primeras inmigraciones se apoderaron de las tierras por ocupación ya que hasta esos momentos eran “territorios de nadie”. Es tan así que hay historias de esas invasiones (ocupaciones) no solo en los libros de historia sino que cuando éramos jóvenes veíamos películas sobre las andanzas épicas de esos inmigrantes que nos recuerdan los vaqueros apoderándose de las tierras de los indios donde ya afloraba la discriminación.

Estados Unidos tiene inmigrantes de todas las latitudes de la tierra, que en sus inicios llegaban sin casi requisito de migración por el atraso de la época hasta pareciéndose a los ilegales. Otra inmigración que primero se estableció en el caribe por allá en el 1518 fue la  de los negros de África que luego ingresaron a los Estados Unidos, teniendo una condición común que fue la esclavitud, que en ese país fue aniquilada por el gran Abraham Lincoln. Los negros contribuyeron en la fundación de ese país de inmigrantes, siendo ese país de ancestros multirraciales que fueron relegando a través del tiempo a los nativos indígenas que en la actualidad son figuras de museo siendo en justicia los “verdaderos dueños” de los Estados Unidos.

Hay que recordar a los japoneses cuando califican a los Estados Unidos no como país de Inmigrantes, sino, como New-Comers (recién llegados). Etnológicamente hablando los habitantes de ese país son de mayoría blanca, compuesta de europeos, además de negros, latinos, asiáticos, del Medio Oriente, etc.

Y están por tanto los dominicanos que en su mayoría habitan en New York llamándoles la gente dominican york, por lo que en su conjunto ya pasan de un millón de habitantes en todo el territorio del cercano país.
Estados Unidos sobrepasa 300 millones de habitantes siendo muchísimos los New-Comers que tiene ese país. Lo que motiva la masiva inmigración es la oportunidad que el Dólar genera como divisa, principalmente para nosotros que pertenecemos a países subdesarrollados.

Y están los ilegales en su totalidad que ya son 12 millones, que representan una realidad económica, social y cultural en los Estados Unidos. Estos inmigrantes irregulares en lo atinente a los dominicanos hay más de 200 mil ilegales siendo un segmento social que sobrevive a costa de tener los peores trabajos que los gringos no quieren hacer con salarios por debajo del promedio per cápita de ese país, en su mayoría. Esa realidad los hace imprescindibles tal como sucede con los haitianos indocumentados en la Republica Dominicana. Esos Ilegales producen dinero, crean familias, pagan impuestos al consumir, envían remesas, aprenden el inglés, cohabitan con los norteamericanos aportando riquezas a ese país y al resto del mundo.

Contrario al interés de Trump que es deportar los ilegales hay que destacar que hay una paradoja que acotar: es un país de inmigrantes contra los inmigrantes (aunque sean ilegales). Basta recordar que el presidente actual es descendiente de Alemania, y si no hubiera sido por eso no existiera en este mundo.

En consecuencia, la política de no regulación del estatus migratorio de los ilegales contraría a la de Barack Obama, la que va asfixiando las oportunidades, las expectativas de esos inmigrantes. Y en el caso de los dominicanos esa política discriminatoria y xenofóbica trae a nosotros consecuencias peores: deportación, menos remesas, aumento del desempleo, de la delincuencia, del narcotráfico, de la inseguridad y por ende, el incremento del cuadro de pobreza de este país así como de otros de nuestra misma condición, todo ello provocado por esa contradicción de un país de inmigrantes contra los ilegales.
Hasta la clemencia del Papa a favor de los indocumentados ha sido soslayada.

¡A Dios que nos tenga confesados!.



     

0 comentarios:

Facetas "Cosas de Mujeres"