ATENCIÓN

ATENCIÓN

Cuentos Divinos de Sor Prendida


´´Pimienta en la Silla ´´

Muchos me quieren sumisa y callada. ¡Estoy sorprendida! Pero que se vayan a freír tuza. Estoy harta de que el sistema quiera decidir por mí, que con su seudo-democracia, quiera hacer que diga que sí a sus ´´propuestas´´, que no son propuestas nada. Nos hacen sentir siempre en el pleito de la piedra y el huevo… y ya usted sabe lo que pasa ahí.  Y como aquí no hay garantía de nada, muchos tienen que  quedarse calladitos, para preservar su morito.

Me molestan las injusticias, el abuso de poder, pero sobre todo, carajo, me molesta la indiferencia de los que se hacen llamar buenos. Esos son los malos, que les dejan el país a los rateros y sinvergüenzas, a los corruptos, a los delincuentes.

A LOS INDIFERENTES, A LOS QUE SE APROVECHAN DE LA BONDAD Y LA DESGRACIA DEL OTRO, A ESOS LOS ODIO.

Soy Sor Prendida, y a través de este medio estaré compartiendo con ustedes lo que pienso y lo que siento. Considérese bienvenido a este espacio, todo aquel que le duele República Dominicana y el curso de la sociedad en general. Qué deseos de que llueva, no café, sino fuego, a ver si a los indiferentes alcanza, y se pongan aunque sea por disimulo,  como Sor Prendida.

No se sabe el tipo de pimienta que vamos a poner en la silla, a ver si la  dejan de calentar, y se la pasan a otros que están cogiendo fuego en la fila. Ojalá que otros quieran adueñarse de ella, porque si no la sueltan, verán arder el pueblo como a mí.
Anteriormente, no había quien por mucho tiempo sentarse en la silla quisiera. Era una acción de honor y sin material de recompensa. Pero hoy al parecer la retribución es tan buena, pero caramba, los que la ocupan son tan desastrosos, que sin duda para sacarlos, habrá que echar pimienta en la silla.

Lo triste son los renacuajos, estos jóvenes, y adultos que no se quedan atrás, los supuestos seguidores o simpatizantes, que no analizan y andan como borregos, que en busca de un mejor posicionamiento, empiezan a seguir a la rana. Muchos como sanguijuelas logran pegarse a una pata. Suerte de estos borregos, si permanecen cuando la silla empiece a cojear, que la rana egocéntrica en su astucia No enseña, sólo deja que la sigan. Ya ven ustedes por qué hay que echar pimienta en la silla.

No podemos ser ignorantes, el que quiere calidad  educa,  dice las cosas como son, pero ustedes se conforman con cursitos, y charlas de cómo aprender a votar. Señores, pero es rápido que hay que echar pimienta en la silla.

La verdad es que yo estoy sorprendida. Y así es como nos motivan, a ponernos en posición de cañón listo para disparar, ante el  mínimo falseo de los traidores del país. Esos que si se tragan su juramento, sentirán las garras de los ciudadanos que No somos estúpidos ni cobardes, y desbordan lava como yo. Y para estos tipos de clan, estará usted de acuerdo en que definitivamente hay que echar pimienta en la silla.

Ojalá con el café que llueva, puedan tomar los pobres, los humildes. No sólo los hijos de los ricos, los hijos de políticos, los hijos de papi y mami. Si quieren coger la silla, pues que la cojan, y NO LE HABLEN AL PUEBLO UN MES ANTES DE LAS ELECCIONES, SINO TODO EL AÑO.

Dice mi padre que un sólo traidor puede con mil valientes ♫♫ ♫♫ ♫♫
Admito que me envíen sugerencias de cuáles temas deseen que hable. Pueden escribirme a mi cuenta de Facebook Sor Prendida RD

Yo estoy como SorPrendida


0 comentarios: