ATENCIÓN

ATENCIÓN

¿Quiénes dicen que Trujillo no fue ajusticiado en 1961?



Por: Edelvis GH

Muchos   seguidores del trujillismo se encargan de mantener en el espíritu de las masas que su “Jefe” no fue ajusticiado en 1961 sino en 1991, y que fue muerte natural;  entonces traen por las greñas informaciones del periodismo sensacionalista y amarillista, que buscan quitar méritos a los héroes del 30 de mayo.
Otros, más fanatizados y perversos, quieren vender la imagen de que el tirano era un patriota, y que el genocidio de miles de haitianos a puñaladas, machetazos y plomazos, que incluía mujeres embarazadas, familias completas y ancianos, era un acto de patriotismo sin parangón.
Puras babosadas ambas cosas. Trujillo era un servil que se enroló a las tropas gringas invasoras, no un patriota; estableció un Estado racista, y  fue ajusticiado en 1961.
Lo primero es que el régimen trujillista se encontraba en una profunda crisis estructural, y el triunfo de Fidel Castro y su Revolución socialista, la expedición de la Raza Inmortal del 1959 habían profundizado las precarias relaciones con los Estados Unidos,  sumados  los asesinatos que conmovían a la sociedad, tanto así, que  hasta a la Iglesia aliada primaria, en su Carta Pastoral arremetió en contra de Trujillo, pues no podía en ese momento mantener silencio ante los hechos que pusieron fin tan horriblemente a las Mirabal y a Rufino De la Cruz.
Además, dentro y fuera del país la resistencia crecía, y Estados Unidos, temeroso de que barrieran a Trujillo e instalaran una segunda Cuba, decidió apoyar al grupo de complotado, antes que se le adelantaran los de ideas avanzadas como el de Manolo, o el de los exiliados en Venezuela, y algunas Antillas menores. Por eso los infiltraron para saber sus planes y retrasarlos hasta tanto lograran su objetivo con el sector conservador que quería “darle pa`bajo” a El Jefe.
Ya en crisis económica, bloqueado por el atentado contra el presidente venezolano Rómulo Betancourt; “caliente” con la Iglesia, institución aliada, pero que al verlo tambalearse le sacó pie,  y una parte de los ricos burgueses con apellidos bien sonoros, que se encontraba asfixiada económicamente, y harta también, se integra a formar parte de la conspiración; que con  el Imperio gringo, el descontento popular que ya no aguantaba más asesinatos, el fin de Trujillo era inminente.
Manolo Tavárez, el más claro líder, torturado sin piedad adjunto a otros centenares de miembros del Movimiento 14 de Junio, ya habiendo adquirido madurez, no era partidario de simplemente  matar a Trujillo, sino de organizar la resistencia, tumbarlo y establecer un gobierno democrático con el programa de la Raza Inmortal; pero bien, ocurrió el hecho, y ante la coyuntura él actuó como el gigante.
Vuelvo a mi punto inicial: pensar que Trujillo no murió en el 1961 es la idea más babosa, pues  de no haberse perpetrado lo del 30 de mayo del 1961, Ramfis no habría asesinado con tanta saña a los complotados que quedaban vivos después de torturarlos en San Cristóbal; ni Petán y sus demás familiares habrían salido en “bola de humo” dejando propiedades; ni Balaguer se habría enfrentado a Negro ni a Petán; pero tampoco los Estados Unidos habrían puesto un acorazado frente a las costas por si los Trujillo intentaban quedarse en el poder.
Es pues una tontería el sensacionalismo del periodista francés Jirac y su versión de la no muerte de Trujillo en 1961, y la  de los patrioteros trujillistas.


0 comentarios:

Facetas "Cosas de Mujeres"