ATENCIÓN

ATENCIÓN

E-mail: epetours8@gmailcom

Abonap Premia tú ahorro

Abonap Premia tú ahorro

¿Por qué no se construye el nuevo hospital de Bonao?


Por Edelvis García Herrera
 

“Loable y ejemplar es el diputado Fidelio Despradel, el único que ha renunciado a todos  privilegios: barrilito, cofrecito, viáticos, seguridad, y demás prebendas”.
-Expresión del Pueblo-
La dificultad para construir un hospital en Bonao tiene su explicación en la demagogia, la insensibilidad  y la corrupción que se traga el presupuesto para enriquecer a una  perversa clase política;   además de los intereses económicos de los negociantes de la salud  que obstaculizan  la obra.
Y mientras tanto nuestro valioso pueblo ve morir a sus hijos por falta de  medicamentos, atenciones y hasta de ambulancias, las cuales se pueden ver estacionadas en las oficinas de Félix Nova, el Dr. Fabián, del también oportunista trepador Modesto Díaz y de la Dra. Fernández; quienes las han usado para sacar ventajas politiqueras en base a la miseria y las  necesidades de los oprimidos.
Pensemos cuántos fallecidos deja la carencia  atenciones y de medicamentos; o por  un banco de sangre; o por enfermedades tan sencillas y prevenibles como el dengue, o chikungunya…; pero, ¿cuántos telemaratones  y pedidos por las calles se hacen al año para poder tratarle una enfermedad catastrófica algún infeliz?
Sin embargo,  a los beneficiaros  del desorden en la salud pública, no  les interesa la construcción de un hospital; les  es más fácil sentirse enviados de Dios que vienen como ángeles a “salvar” al pueblo usando los recursos del Estado a través del barrilito, cofrecito y otras formas de corrupción, facilitadas a los legisladores.
Está claro que la clase  parasitaria que nos desgobierna es inoperante, sin voluntad;  y sus  intereses particulares prevalecen por encima de los colectivos.
 Y ahora a lo del Marchena se agrega el ingrediente de que el Gobierno ha quebrado al Estado. Y no importa el crecimiento económico, ni el aumento de los precios a los  alimentos, a las medicinas, a la gasolina, al  gas…: el dinero no les da para llenar las ambiciones de la más peligrosa mafia que ha “gobernado” el país desde 1844; negadora de un derecho  constitucional elemental.
Y es negadora  porque la Carta Magna en su Art. 61 establece que  “el Estado debe velar por la protección  de la salud de todas las personas, y garantizarles medicamentos y atenciones; el acceso a agua potable, el mejoramiento de la alimentación, los servicios sanitarios, las condiciones higiénicas, saneamiento ambiental, y procurar la prevención y tratamiento de todas las enfermedades.”
Pero nada de esto es casualidad; ¡Noo!: el Gobierno busca exonerar al Estado de su responsabilidad; y caminar a millón hacia la privatización de la salud.
Finalmente, el pueblo debe saber que “no debe mendigar un derecho ni pedirlo, sino arrebatarlo”, tal como lo expresó José Martí, Apóstol de Cuba; y entender que ya no puede esperar  con  paciencia de monje la construcción de un hospital digno, equipado,  así como el  HOM de Santiago, o el traumatológico de El Pino; centro éste que  iba que construirse  en Bonao; pero que fuerzas oscuras e intereses particulares se movieron para impedirlo.
¡Ahí sí son grandes!

0 comentarios:

Facetas "Cosas de Mujeres"